Museo del Holocausto Guatemala

“LO INNOMBRABLE” de Sylvia Tenembaum

“LO INNOMBRABLE”

Por medio de los triángulos; recordar lo incierto; imposible de olvidar.
Con telas, existe la posibilidad de comunicar la memoria del impacto.
Los pies que vieron posible su liberación trazan caminos innovando su humanidad.
La tierra que da frutos es la misma que oculta cenizas de oscuridad.

Memorial Museo del Holocausto de Guatemala.

Lo innombrable es una obra cercana a mi corazón. Soy judía, pero crecí sin saber mucho del Holocausto. A pesar de que tuve familiares que murieron en ese episodio de la Historia, del Holocausto no se habló.

El proceso de investigación para la realización de esta obra me permitió conocer las memorias de la historia más oscura de nuestra humanidad. Cada triángulo son 2,500 personas que murieron.

Esta obra permite honrar la vida, la luz y la sombra para traer a la consciencia lo que no se conoce; lo que no se habló; lo que se perdió; lo que se torturó; para aprender, para plasmar el Legado: Para crear vida.

Lo innombrable cuenta la historia de esta red donde todos los presentes, víctimas, victimarios, testigos y participantes estaban unidos. Un entretejido que afectó a todos. Aún hoy, afecta a todos. Es un tema humano que trasciende el espacio y tiempo.

El tapiz es una de las más antiguas formas de textiles tejidos. Desde tiempos de antaño se usan para contar un aspecto de la Historia, para dejar un registro de sucesos que marcan un período histórico. Este memorial “Lo Innombrable” es un tapiz contemporáneo que reúne la memoria colectiva que se interconecta con la memoria histórica, la cultura, la religión, la filosofía, lo social, político y económico para contar la historia de los textiles específicamente relacionados con la Shoah y todos los sucesos alrededor del exterminio de los 6 millones de judíos y otros cuantos millones que fueron condenados injustamente durante la Segunda Guerra Mundial.

“LO INNOMBRABLE” de Sylvia Tenembaum

Con esta obra, mi trabajo como ser humano y el trabajo que cada uno de ustedes puede hacer; es posible crear una humanidad que nunca jamás sea capaz de provocar algo semejante.


Seamos una humanidad en donde el antisemitismo, el racismo, la intolerancia y el abuso, no sucedan NUNCA JAMÁS.


Este memorial vivo honra en cada fibra a las almas conocidas y desconocidas que se sacrificaron para que toda la humanidad pudiera aprender; y les doy un lugar en la luz que alumbra la historia detrás de cada niño, niña, abuela, abuelo, madre, padre hermano, hermana, tío, tía, hasta bisabuelos y bisabuelas que perecieron y HOY se ocultan como cenizas de oscuridad navegando hacia la luz de la compasión, la tolerancia y el entendimiento.


No se puede conocer la luz sin pasar por la sombra. La muerte honra la vida y la vida nunca verdaderamente puede morir.

Comparte esta información en redes